Mattura

Matura asesora a una bodega premium de Texas Asia Wine and Spirits – Alberto Antonini Wai.cl - Attilio Pagli: el factor humano Los Andes – Entrevista a Attilio Pagli Caminos del Vino – Entrevista a Alberto Antonini Area del Vino - Entrevista Mario Japaz Wine Access – Interview with Dr. Alberto Antonini Wines Pages – Alberto Antonini Matura Wine Intelligence llega a Chile Alberto Antonini, enamorado del malbec A Decanter Guide to Italian wine Meet Alberto Antonini "Wine Spectator" Premia a Attillio Pagli. Chianti´s Kingmakers Altos Las Hormigas

Alberto Antonini, enamorado del malbec

08 de Abril del 2008

 Alberto Antonini es el italiano más influyente en la enología mundial, y cuando visitó nuestro país por primera vez se enamoró del malbec. Actualmente asesora a varias bodegas instaladas en la Argentina en las que este típico cepaje local se vuelve protagonista. Los porteños tendrán la posibilidad de conocerlo y disfrutar de sus recomendaciones, ya que Antonini presentará una interesante selección en el ciclo Wine Makers en el Bistró, el restaurante del Faena Hotel. Allí, junto con el chef Mariano Cid de la Paz y Jon Iñaki Monterroso (ambos discípulos de Ferran Adrià), ofrecerá, el miércoles y el jueves próximos, la experiencia con un menú especialmente diseñado. Antes de su visita, Antonini conversó con LNR sobre la actualidad del vino.

–Hoy se habla mucho de prestar atención a “la vocación del terruño” para  conseguir vinos únicos. ¿Qué opina de este concepto?

–Es un concepto fundamental cuando se hace vino, y es lo que lo diferencia de otras bebidas industriales. El vino es el resultado de muchas variables (humanas, culturales, de clima y de suelo) y todas son importantes para definir su personalidad y su carácter. Todas juntas son el terruño de un vino.

–Para novatos, ¿cuál vino es diferencial de Italia?

–Un vino único de Italia es el Brunello di Montalcino, que, a pesar de ser sangiovese 100%, es único porque se produce sólo en una región geográfica bien definida, que es el territorio de Montalcino, y tiene una denominación de origen controlada y garantizada.

Otro vino único es,  por ejemplo,  el Barolo, que  es un nebbiolo 100%, pero que se produce sólo en la región vitivinícola de Barolo. Eso es lo que lo hace único.

–¿Qué diferencias y similitudes tienen los vinos españoles, los franceses y los italianos?

–Las diferencias entre los tres dependen sobre todo de las distintas condiciones climáticas y de las características del suelo. También, de las distintas variedades de uva que se encuentran en los tres países. En términos de estilo,  los franceses son los más tradicionalistas, los italianos son los más modernos, y los españoles están en el medio. Todos tienen en común el concepto de origen; se venden más como denominaciones por terruño que como varietales. En general, tienen distintos perfiles y personalidades.

–¿Por qué es tan frecuente que en Italia el público prefiera los frizzantes si, en general, no son vinos con buena “prensa”?

–Creo que en Italia los frizzantes fueron los preferidos hasta hace unos años. Actualmente se consumen vinos de calidad: se toma menos, pero vinos de mejor calidad. Hay muchos vinos distintos, y generalmente se prefieren los regionales que acompañan la comida del lugar de producción del vino. Los frizzantes son fáciles para tomar y encuentran todavía un buen éxito entre los jóvenes, sobre todo con comidas livianas, como la pizza.

–¿Cuál es su opinión sobre los vinos argentinos?

–Yo me enamoré de los vinos argentinos muchos años atrás, y creo que no me equivoqué.

El potencial de calidad que tiene la Argentina es impresionante. Posee condiciones únicas, como la altitud y la intensidad luminosa, la amplitud térmica entre día y noche, el clima seco, suelos con buen drenaje y muchos viñedos de setenta a cien años que producen uvas de una calidad increíble.

Con este potencial se están produciendo vinos de muy alta calidad, con conocimiento y tecnología. Son cada día mejores, y los resultados en el mercado internacional hablan por sí solos. Creo que la próxima etapa deberá ser la del estudio más profundo de los distintos terruños que hay, con el objetivo de producir vinos con más personalidad y autenticidad. En general son todavía un poco genéricos.

–¿Es necesario comprar vinos caros para disfrutar de una buena comida?

–Para producir un vino de alta calidad los costos son altos y, como consecuencia, los precios tienen que ser altos también. Pero hay vinos que se dejan tomar muy bien, no son muy caros y son más aptos para la comida de todos los días. .